Obituario

Novell, nacida en Barcelona en 1953 y una de las actrices más apreciadas del teatro catalán, falleció este 27 de febrero en Barcelona. Con una inmensa trayectoria a sus espaldas, inicialmente curtida en el teatro independiente, nos regaló estando ya ciega -consecuencia del tumor de pulmón que padecía- una conmovedora interpretación en el espectáculo L’última trobada, de Abel Folk en 2013. Licenciada en Filología, con 21 años debutó con Las troyanas de Eurípides. Desde entonces, participó en decenas de montajes interpretando a portentosos personajes femeninos como la Fedra de Racine, la reina egipcia de Marc Antoni i Cleopatra o La marquesa Rosalinda de Valle-Inclán, por el que logró el Premio Nacional de Interpretación. Otros reconocimientos que recibió por su labor sobre los escenarios fueron el Margarita Xirgu en 1989, por su papel en Elsa Schneider, de Sergi Belbel o el Premio de la Crítica en 1995, por La Senyora Florentina i el seu amor Homer. Por su completísima carrera, en la que se atrevió también a trabajar como directora, recibió otros prestigiosos galardones, como el Premio Nacional de Interpretación en 1988, la Creu de Sant Jordi en 2007 y el premio Butaca a la trayectoria en 2014. [gallery ids="5881"]
El actor Ricardo Palacios, natural de Reinosa (Cantabria), ha fallecido el pasado miércoles 11 de febrero a los 75 años de edad, tras haber participado en más de 150 películas y series. Este gran intérprete comenzó su carrera tras graduarse en la Escuela Oficial de Cinematografía de Madrid como actor y director. Fue un habitual de los spaguetti westerns entre los 60 y 70 en títulos como El precio de un hombre o Dinamita Joe. Además, fue uno de los actores predilectos del director madrileño Jesús Franco, con quien trabajó en filmes como Cartas boca arriba, Camino solitario o Sola ante el terror. En los años 80, Ricardo Palacios comenzó su carrera como realizador. En 1987 recibió muy buena acogida con la serie ¡Biba la banda!, una comedia ambientada en la Guerra Civil Española protagonizada por Alfredo Landa. Más adelante, en 1997 dirigió la serie La banda de Pérez para la televisión. [gallery ids="5804"]
La actriz y cantante de copla Carmen Morell ha fallecido el pasado 27 de enero en Valencia a los 91 años. Nacida en Barcelona en 1923, consiguió gran popularidad durante la posguerra gracias a canciones como Me debes un beso o Mire usté qué dolor. Inició su trayectoria como cantante popular, pero desarrolló su carrera en otros géneros como la jota, el cuplé y la zarzuela. Formó pareja artística con el cantante riojano Pepe Blanco, con quien rodó tres películas: La mujer, el torero y el toro, Amor sobre ruedas y Maravilla.   Más recientemente, a principios de los noventa, regresó a televisión, donde entre otros trabajos, encarnó a Estrellita Castro en el homenaje de Quédate con la copla en 1992. [gallery ids="5729"]
Germán Sánchez Hernández-Cobos, nacido en 1927 en Sevilla, falleció la semana pasada a los 88 años de edad.  A lo largo de su trayectoria profesional participó en más de 115 películas y en otras tantas ocasiones también en televisión. Su primera aparición en el cine fue en "La leona de Castilla" en 1951, dirigida por Rafael Gil. Durante su carrera trabajó a órdenes de directores como Pedro Almodóvar, José Luis Garci y Carlos Saura y compartió escena con grandes figuras como Concha Velasco, Impero Argentina, o Sara Montiel. Entre las películas más destacadas en las que participó encontramos Cría cuervos (1976), La ley del deseo (1987) o Esposados (1996). Además de ser un actor incombustible, también estuvo comprometido desde sus inicios con las condiciones laborales de la profesión y participó en la importante huelga de actores en 1975 -junto a otros profesionales como Juan Diego o José Sacristán- que consiguió plantarle cara al sindicato vertical controlado del régimen franquista. [gallery ids="5678"]
Lucas Trapaza nos ha dejado hoy, 16 de octubre, tras 15 años como actor, guionista, director y clown. El actor, natural de Langreo (Asturias), trabajó en teatro así como en radio, cine y televisión en series como Aída, Doctor Mateo, Los hombres de Paco, Un paso adelante y Hospital Central, entre otras. En últimos años, se dedicó a creación los proyectos audiovisuales, escénicos y también pedagógicos a través de la compañía creativa La Destilería fundada por él mismo. La pérdida de este profesional  todoterreno es una tristísima noticia para quienes amamos la cultura. Nos despedidos de él citando uno de sus últimos textos publicados en su perfil de Facebook a raíz del fallecimiento hace unos meses del también polifacético Álex Angulo y que demuestra su (también) enorme calidad humana: Nuestro compañero, el actor Alex Angulo también hace el equipaje sin permiso. Mierda. Lo fina que es la línea roja de la vida. Un tropezón, basta sólo un tropezón y de un plumazo todo pega un giro espantoso. No hay que dejar ni un sólo día despistado sin vivir a fondo y oler todas las flores. Una de esas flores es para ti, Alex. Gracias, Lucas, no dejaremos ni un solo día despistado sin vivir a fondo. Descansa en paz. [gallery ids="5391"]
El actor Daniel Dicenta Silva, de 76 años de edad y natural de Valencia, falleció ayer martes, 2 de septiembre, en Madrid. El actor desarrolló su carrera especialmente en el mundo del teatro y llegó a convertirse en una de las estrellas de los escenarios en la década de los 70 con personajes como el de Gregorio Valero en El crimen de Cuenca. Desde su nacimiento en 1937, su vida siempre estuvo íntimamente ligada a la artes escénicas.  Nieto del dramaturgo Joaquín Dicenta y hermanastro del  actor Jacobo Dicenta, estuvo casado con la también actriz Lola Herrera, con quien tuvo dos hijos: la actriz Natalia Dicenta y el fotógrafo Daniel Dicenta. Además de El crimen de Cuenca, Dicenta destacó por sus trabajos en obras como Los domingos, bacanal, de Fernando Fernán Gómez o Hablemos esta noche, de Pilar Miró. A partir de los 90, Daniel fue alejándose de los escenarios y en los últimos años se dedicó al doblaje en películas como Pesadilla en Elm Street o Fargo. Descansa en paz, compañero. [gallery ids="5257"]
Esta mañana nos ha llegado la triste noticia del fallecimiento de nuestro compañero Alfons Bayard en Barcelona. Este hecho ocurrió tras una intervención de los Mossos d’esquadra en la que se redujo a Alfonso en la tarde de ayer en una cafetería de la ciudad condal.   Desde la Unión de Actores y Actrices de la Comunidad de Madrid queremos darle el pésame a la familia y amigos de Alfonso Bayard. Además exigimos a las autoridades competentes que se realice una investigación seria e independiente sobre las causas del fallecimiento de nuestro compañero para que no aumente el dolor de sus seres queridos. Foto: Carlos Pericás [gallery ids="4913"]
La muerte de Rafael se ha producido la pasada madrugada. Se encontraba delicado de salud desde hace meses y, sin duda, la desaparición de su esposa habrá minado su estado de ánimo a pesar del cuidado que le han dispensado sus tres hijos Nacido en Barcelona el año 1932 se instaló en Madrid para poder dedicarse al canto y a la interpretación. El actor y empresario Adrián Ortega le dio la oportunidad de debutar en el desaparecido teatro Fuencarral. Como intérprete de zarzuela y opereta recorrió España de punta a punta. A partir de los años setenta fue adentrándose cada vez con más frecuencia en el terreno del sainete costumbrista y la comedia. Fueron los años en los que intervino en Los cuernos de Don Friolera, 1976; Alma de Dios, 1978; La venganza de la Petra, 1979/1991; El santo de la Isidra, 1979; El pobre Valbuena, 1979; Anacleto se divorcia, 1980; El caso de la mujer asesinadita, 1982; Americano corto, americana larga, 1986; Ni pobre ni rico, sino todo lo contrario, 1986; Los caciques, 1987/2001. Especialmente afortunadas fueron sus creaciones en La venganza de la Petra y Los caciques. Hizo género español con Antoñita Moreno (Madrid, ¡Claro que sí!), revista con Amparo Sara (Caritas y carotas), con Antonio Casal (Un marido por favor), con Addy Ventura (La turista dos millones), opereta con Amengüal (La viuda alegre)... Castejón padre, como su esposa, no desarrolló una gran carrera cinematográfica. Su filmografía recoge, sobre todo, cine de humor: Tocata y fuga de Lolita, 1974; ¿Dónde estará mi niño?, 1980; Cuando Almanzor perdió el tambor, 1984; Mala yerba, 1991 y Jet Marbella Set, 1991. Sin embargo en televisión pudo hacer otro tipo de papeles durante más de treinta años en producciones como: La Caramba, 1963; Curro Jiménez, 1975; Luisa Fernanda, 1978; Los semidioses, 1981; Los chamarileros, 1981; El jardín de Venus, 1983; La romanza de Madrid, 1989; El obispo leproso, 1990; La venganza de la Petra, 1992 y Villa Rosaura, 1993. Todavía en la última década apareció en series como Hospital Central y Herederos. Tras esta desaparición, Jesús Castejón, reconocido actor y cada vez más solicitado director de escena, se sitúa al frente de una saga de intérpretes iniciada hace así tres cuartos de siglo. Fuente: Opens external link in new windowmadridiario.es Su cuerpo se velará hoy, sábado 15 hasta las 0.00 en el Tanatorio San Isidro sala 15. [gallery ids="4846"]

Una de las actrices más importantes de la historia del teatro español nos dejó el pasado viernes 31 de julio. Una actriz que rechazó invitaciones como, por ejemplo, protagonizar¿Quién Teme a Virginia Woolf? en Broadway por su otra gran pasión, su familia. Una familia de tres hijas que la acompañaban en sus giras siempre que era posible. Con 17 años se casó con Diego Hurtado, hombre global de teatro (actor, director, productor, adaptador) y apadrinado de Jacinto Benavente. Ambos reconocieron desde el primer momento el enorme talento de la actriz y lo pulieron, Benavente como director y Hurtado durante tantos años en los que fue su compañero de reparto o su director además de su marido. Con 24 años ya compartía cartel con las grandes figuras del teatro (Concha Catalá, Rafael Rivelles, Mariano Asquerino,...). En 1954 ganó el premio a la Mejor Interpretación por La Vida Es Sueño con la Compañía Lope de Vega dirigida por Tamayo en el I Festival de Teatro de Las Naciones en París. Fue Premio Nacional de Teatro en dos ocasiones, y allá donde actuaba el público la adoraba. Las ovaciones espontáneas más intensas que se recuerdan en mitad de una escena en los patios de butacas españoles las provocó Mary Carrillo. En cine tuvo grandes intervenciones como por ejemplo en Los Santos Inocentes o en Más Allá del Jardín, en un duelo interpretativo  memorable con su querida Concha Velasco. Por esa película recibió el Goya a mejor Actriz Secundaria. Retirada del teatro desde hacía años, se dedicó a pintar y sobretodo escribir, entre otros textos sus memorias: Sobre La Vida y El Escenario.

"Me alegra muchísimo leer algo sobre Mary Carrillo...  Eché de menos que pusieran una Capilla Ardiente. No soy de ir a esos sitios, pero esta actriz forma parte de mi infancia... cuando flipaba con esos actores de teatro en la TV casi rechupeteándome del biberón, ¡y no existía en mi casa más que la vida en blando y negro!  Quise ser actriz por ser como ella y como otros-otras tantas... Es una parte de mi infancia que se va también. La admiraba mucho, es difícil resumir lo que define a todos esos actores, los actores de esa época, esa generación... ¡chapó, chapó y chapó! Me ha extrañado no escuchar en la tele nada sobre ella. En Telemadrid, tan sólo se refierieron a ella como una actriz que trabajó en numerosas obras de teatro.¡¡¡¡Qué vergüenzaaa!!!! En la 1ª sí que se explayaron un poco más, pero he sentido SILENCIO. Supongo que se le hará algún homenaje.  Me ha gustado mucho leer vuestra despedida en el boletín, pero ¿Y qué hay de esos períodicos de tirada nacional??? Y esos reportajes en TV? Me da mucha pena. Compraré ese libro de memorias y le haré mi propio homenaje... Gracias de nuevo." (Reyes Arias)

[gallery ids="6419"]

Manuel Andrés debutó en 1954 en el Teatro Serrano de Valencia al lado de Pepita Serrador (la madre del creador televisivo Chicho Ibáñez Serrador) con Seis personajes en busca de autor, de Pirandello, y ese mismo llegó a Madrid donde desarrolló la mayor parte de su trayectoria profesional, primero en el teatro, luego en el cine y, a partir de los años sesenta, en televisión. El hombre que encarnó a Julián Pastor, aquel viejecito gruñón y entrañable en La que se avecina, fue incinerado en una ceremonia íntima en el Tanatorio Municipal de Valencia y el próximo martes 10 se oficiará una misa en su memoria en la Iglesia de San Lázaro, en la calle de Sagunto.  Aquí no hay quien viva, a lo largo de 2006, y La que se avecina, durante los dos años siguientes, le proporcionaron un dulce epílogo a una carrera que comenzó en los platós del Paseo de la Habana allá por 1964, durante las míticas grabaciones de Estudio 1. “El personaje de Julián le sirvió como renacimiento después de algunos años en que había caído en el olvido, fue una retirada con buen sabor de boca”, detalla la que fue su representante desde 2004, Berta Saiz, de Hollywood Management. Y añade: “Andrés era, en cierta medida, un poco como aquel viejito que le proporcionó la fama en televisión: un abuelo con genio y carácter, sarcástico y con mucha chispa. Un hombre amoroso al que todos queríamos mucho”. Tras la temporada de 2008 optó por regresar a Valencia y enseguida ingresó en la residencia donde falleció anoche, acompañado por sus tres sobrinos, la única familia que conservaba. El próximo martes 10 se oficiará una misa en su memoria en la Iglesia de San Lázaro, en la calle de Sagunto. [gallery ids="4260"]
La actriz Julia Trujillo, una de las intérpretes habituales en los Estudio 1 televisivos, falleció esta mañana en la clínica Puerta de Hierro, de Madrid, donde se encontraba ingresada desde que, el pasado sábado, sufriera un infarto. Julia Trujillo, una de las actrices preferidas de Miguel Mihura, debutó con tan sólo 14 años en escena. Formó parte de la compañía del Teatro María Guerrero, bajo las órdenes de José Luis Alonso, y en 1980 fundó, junto a Manuel Canseco, la Compañía Española de Teatro Clásico. Ha desarrollado una larga carrera teatral y televisiva, junto a directores como Gustavo Pérez Puig, Francisco Nieva, Justo Alonso y Salvador Collado, entre otros. En abril de este año se estrenó en Madrid la comedia «De par en par», de Indira Páez, el último espectáculo en el que participó. Era también la presidenta de la Fundación Casa del Actor. (Fuente: abc.es) La capilla ardiente de la actriz Julia Trujillo se instalará hoy miércoles 28/08 a las seis de la tarde en la Sala de Cristales del Teatro Reina Victoria de Madrid, donde permanecerá hasta las once de la noche. El entierro será el jueves en el Cementerio de la Almudena de Madrid a las 9:15 horas. ------- Carta escrita por Manuel Gallardo a Julia:

Madrid, 27-08-2013

   Hola Julia, Julilla, como yo te llamaba, son la una y treinta y cinco de un día nefasto para mí y para muchos que te queremos, te has ido sin decírmelo, quedamos en contárnoslo todo y así ha sido durante mas de 40 años que nos conocemos y hemos trabajado juntos, en Mérida, en el Español, en el María Guerrero, por toda España, en America, viajes  de vacaciones, unas cenas de navidades y Nochevieja en tu casa y en la mía, ¡¡las fotos que te hecho!!, con una de ellas ganaste un concurso en Méjico.    Teníamos nuestras diferencias oficiales por defender a veces lo indefendible, pero siempre nos quisimos, nunca traicionamos nuestra bella amistad, en mi casa aun tengo un cartel que dice “si me ocurre algo, que llamen a Julia Trujillo”, mi Compañera del alma, COMPAÑERA.   Te sigo queriendo a pesar de esta distancia que te ha impuesto el fin de la vida tan bella que has vivido amando el teatro llena de éxitos, amigos y lucha por los demás.   Siento no haber estado a tu lado cuando te faltara el aire que necesitabas, tu sabes que te hubiese dado el mío con todo mi cariño, no me olvides que los que aquí quedamos no te olvidaremos, te envío un beso lleno de amor y amistad.

Manuel Gallardo

-------

Carta de Silvia Marsó  a Julia:

  Amiga Julia, compañera del alma. Sabes que desde el primer día que coincidí en un escenario contigo  en aquel “Ni pobre ni rico, si no todo lo contrario“ de Tono y  Mihura, allá por el año 86 me cautivaste. Me impresionó tu generosidad, tu sentido del humor, esa ternura y ese  compañerismo con el que nos tratabas a cada uno de nosotros.    Desde ese instante nuestra amistad fue creciendo y traspasó los límites del escenario. Así  te convertiste para mí en la “tieta” Julia. Todos estos años he aprendido tanto de ti….profesionalmente, por supuesto, pues hemos disfrutado generaciones enteras  de tu trayectoria, prestigio y talento; pero sobre todo humanamente…. Tal vez eres la mejor persona que he conocido, incapaz de hacer daño, bondadosa  hasta la medula, con una capacidad de empatizar sobrecogedora. Recuerdo, que yo siempre te decía que tenías la mirada de perro y las dos nos reíamos y  sabíamos que esa es la mirada más hermosa que puede tener un ser humano. Y tú, perruna, piscis, coqueta, solidaria, luchadora, despistada y llena de vida, repartiste entre tus seres queridos momentos inolvidables, anécdotas desternillantes, confesiones profundas, lazos entrañables. Divertida como un personaje de Mihura o Jardiel, la Giulietta Masina española, la actriz fetiche de Jose Luis Alonso, de Nieva,  la gran trágica de Mérida, la empresaria,  mano a mano con Canseco , la madre protectora de todos los actores jóvenes que se han cruzado en tu camino…  Qué suerte tan grande haberte conocido, amiga Julia, seguiremos queriéndote todos y cada uno de los días que nos queden por vivir. Te quiero

Silvia Marsó

[gallery ids="4249"]
La saga cinematográfica de los Romero Marchent ha perdido a otro de sus miembros con el fallecimiento del actor Carlos Romero Marchent. Hijo del escritor y guionista Joaquín Romero Marchent, y hermano de Rafael Romero Marchent, director de spaghetti western en los sesenta y setenta; el director y guionista Joaquín Luis Romero Marchent; y la montadora Ana María Romero Marchent. Fuente: academiadecine.com [gallery ids="4242"]